Los implantes dentales son el mejor método disponible para reemplazar los dientes perdidos. Es un proceso relativamente complejo, pero vale la pena porque el resultado es prácticamente indistinguible de un diente natural. Y como un diente natural, requiere muy poco mantenimiento además del cepillado regular y una visita anual al dentista.

Generalmente, el proceso involucra al menos dos intervenciones, separadas por alrededor de seis semanas. En la primer visita, se inserta un implante dental en la mandíbula. Los implantes dentales están hechos de un material especial que, con el tiempo suficiente, fusiona el implante con el hueso, un proceso llamado oseointegración. Es este proceso el que le da al implante la misma estabilidad y fuerza que un diente natural.

Una vez que se logra la oseointegración, el especialista colocará un pilar sobre la parte superior del implante. A veces, el pilar se coloca durante la primera intervención, para evitar una segunda cirugía, pero esa decisión se toma en el momento, dependiendo de la condición del paciente. Finalmente, se fija una corona en el pilar. La corona se selecciona cuidadosamente para que coincida lo más posible con el color de los dientes naturales.

Después de un pequeño período de ajuste, ni siquiera sentirá la sensación de un implante. Y su implante dental durará prácticamente de por vida.


[hatchbuck form=”Dental-Procedures-iFrame-Form”]

 

Reviews

There are no reviews yet.

Be the first to review “Implantes Dentales”

Your email address will not be published. Required fields are marked *